Traducción: Ganador del Premio Pulitzer le da el Crédito a las Monjas

Haga clic aquí para ver la versión original en inglés.

Traducción proporcionada por Sarai Melendez.

Art Cullen señala que su excepcional trabajo periodístico tiene sus raíces con las monjas.

La historia de Art se hizo popular el mes pasado: un editor de una empresa periodística provincial le gana a empresas más destacadas tales como The Washington Post y The Houston Chronicle para obtener el más alto premio del mundo periodistico. Un punto para el novato – en este caso, The Storm Lakes Times, un periódico de propiedad familiar en Iowa. Este periódico tiene un personal de 10 personas y una circulación de 3,000 periódicos.

Como de la nada una multitud de personas emepezaron a Googlear Storm Lake y los reporteros sonaron como poetas. The Concord Monitor Publicó, “Visto desde arriba a través de Google Earth, muestras de Storm Lake Iowa, una comunidad de 10,000 habitantes, se ve como pana, el paisaje ha sido tan extensivamente surcado.

A sus 59 años, Art se ve en el papel del viejo editor periodístico con su bigote gris en forma de herradura y el brillo en sus ojos, su figura languirucha ahogandose en Lee jeans y botas de Redwing. Su hermano John es editor de The Storm Lake Times, su hijo Tom es un reportero, y su mujer, Dolores, es la fotógrafa.

La serie de editoriales ganadores del premio Pulitzer de Art combatieron a grupos agrícolas de gran alcance por permitir que la escorrentía de nitrógeno contaminara los ríos de Iowa. Cuando el Water Works de Des Moines demandó tres condados por esta ofensa, ellos pelearon la demanda usando dinero proporcionado por fuentes no reveladas. Art exigió saber quiénes eran esas fuentes y ultimadamente descubrió fondos de la Oficina Agropecuaria y otros grupos agrícolas.

“Cualquiera con ojos y una nariz sabe en su tripa que Iowa tiene el agua superficial más sucia en América,” escribió Art en un editorial en marzo del 2016.

Los editoriales le costaron algunos anunciantes al periódico, pero Art no se detuvo, alimentado por una sensación de indignación.

También ha relatado la transformación de Iowa rural que se despliega ante sus ojos, escribiendo sobre los inmigrantes quienes se establecieron en Storm Lake, una ciudad de carnicería, donde dijo que se hablan 20 idiomas y que el 88 por ciento de los niños de primaria son de color.

Dos veces a la semana Art empuña el poder periodístico, su tinta de periódico elevando a los humildes y manteniendo a los poderosos responsables.

Es lo que hubieran hecho las monjas que lo enseñaron en los años 70. Las PBVMs en la escuela St. Mary’s en Storm Lake estaban tan comprometidas con la justicia social y la Máquina Roja y Grande de Cincinnati como lo estaban con la gramática.

“Habían muchas monjas irlandesas que sabían escribir,” dijo Art.

Las Hermanas de la Presentación les enseñaron disciplina a los alumnos - por lo que Art fue despedido como monaguillo, recuerda con una risa. Un día fue sacado de clase por Sor Redempta y liberado de sus deberes de servidor después de perder la misa de 6:30 a.m. dos semanas seguidas.

Cuando St. Mary’s perdió a su archirrival, Nuestra Señora del Buen Consejo, en un concurso de baloncesto febril - una pérdida que se redujo a falta de tiros libres- Sor Celine hizo que la clase renunciara a todo su período de receso para disparar tiros libres.

Ultimadamente, las hermanas insistieron que los alumnos desarrollarán su potencial dado por Dios. Ellas enseñaron a los niños a ver por los demás, instruidos en las obras corporales y espirituales de la misericordia.

Dijo Art, “El credo que el peridismo consuela a los aflijidos y castiga a los cómodos bien podría ser levantado de esas lecciones de infancia con las PBVMs.Allí, cruzan su crianza y su profesión. Dijo, “No creo que pueda separar la justicia social católica del periodismo.”

Art entiende el mensaje detrás de su victoria: “Simplemente muestra que no tienes que trabajar para The New York Times para ser un buen escritor.” Su papel puede carecer de los recursos para ganar Pulitzers para la presentación de informes internacionales o la escritura de la característica, pero puede escribir editoriales que hacen una diferencia en su comunidad; Dijo él, eso es lo que vio el jurado del Pulitzer.

Watergate inspiró a Art a perseguir el periodismo en su más noble, pero hubo un tiempo en su carrera cuando se sintió desencantado. “Te metes en Iowa rural y te das cuenta, ‘Oye, aquí no estoy cambiando el mundo. Debates y piensas, ‘Estoy atrapado en medio de la nada, y tengo algo que decir pero nadie lo está escuchando.’ Y entonces te das cuenta que en realidad aquí es donde deberías de estar."

About Christina Capecchi

Christina Capecchi is an award-winning journalist from Inver Grove Heights, Minn. She is the author of the nationally syndicated column “Twenty Something,” which appears in more than 50 Catholic newspapers across the country. Her writing has appeared in The New York Times, The Huffington Post, The Washington Post, America, The Chicago Tribune, The Star Tribune and The Pioneer Press. She also provides contracted editing and writing services. She holds a master’s degree from Northwestern University’s Medill School of Journalism and a bachelor’s from Mount Mercy University.