Traducción: Carismas

Haga clic aquí para ver la versión original en inglés.

Traducción proporcionada por Sarai Melendez.

Carismas se mencionan mucho a lo largo de las historias orales de SisterStory y puede que requiren de una explicación.

Un carisma se puede describir como un don innato, un poco como un talento – algo con lo que uno nace, no algo que se adquiere. Cada persona tiene un don diferente, de una manera que encaja con su persona.

En el catolicismo, la palabra “carisma” proviene de la palabra griega charif, que significa “gracia.” Un individuo es bendecido por el Espíritu con su don único, con la esperanza de que servirán como un ejemplo de gracia en un mundo que sufre.

Un carisma puede extenderse para abarcar la misión de una comunidad, lo que puede explicar parcialmente por qué hay muchas comunidades religiosas diferentes, en lugar de una o dos órdenes. Generalmente, el carisma de una comunidad es la misma que su fundador/a, quien creo la declaración de la misión de esa orden.

La Hna. Mary Chantal de las Hermanitas de los Pobres (LSP) buscó convertirse en LSP porque quería trabajar específicamente con los ancianos pobres, un inquilino de su cuarto voto.

Diariamente, se acuerda del deseo de ayudar a los ancianos que su fundadora, Jean Jugan, convirtió en el núcleo de la misión LSP.

“Acabamos de encontrar un montón de fruta podrida en su armario y tenemos que limpiarlo,” nos comentó la Hna. Mary Chantal por teléfono, después de haber descubierto el desorden en el cuarto de un residente. Cuando están en el comedor les decimos, ‘No, déjalo aquí, termínalo aquí,’ para que no se les olvide comida en sus cuartos, pero no podemos estar al pendiente todo el tiempo. Hoy abrimos su armario bloqueado – ¡ha estado guardando naranjas ahí adentro y hay muchísimas moscas! [Risas.] Es una mujer china así que tiene guardados algunos de sus baratijas aquí adentro – sí, es una persona muy enérgica.

Por ejemplo, el carisma de las Hermanas de la Misericordia es su deber y habilidad de servir a los “pobres, a los enfermos, y a los ignorantes.” El orden dominicano (también conocido como El Orden de los Predicadores) tiene como misión el compartir la verdad de Dios con el mundo. Las Hermanas de San José de Toronto se esfuerzan a crear unidad y reconciliación en el mundo a través de la búsqueda de la paz, y a través de ministrar a los pobres “caminando con ellos.”

Según Iniciativas de la Iglesia Católica, una organización nacional sin fines de lucro, cada congregación religiosa se desarrolló con el fin de "[responder] a una necesidad que nadie más en la Iglesia pudo abordar.”

El II Vaticano fue clave para pulir carismas porque era un llamado a las órdenes para reexaminar las raíces de su fundación, y para asegurarse de que la misión que estaban viviendo fuera realmente la misión de su fundador (Perfectae Caritatis 2). Al examinar sus orígenes, muchas órdenes descubrieron que llevaban el hábito al principio simplemente porque coincidía con el vestido de los laicos. Por este motivo, algunas órdenes decretaron que el hábito ya no era obligatorio. Debido a ese decreto, a las hermanas de hoy se les permite vestirse con "ropa de civil" o el vestido de los laicos. Las órdenes que eliminaron las restricciones a la vestimenta no clasificaron a las monjas que vestían ropa tendida como menos religiosas que las que vestían el hábito.

Un carisma también puede cambiar con el paso del tiempo para acompañar las condiciones del día presente. Después de las reevaluaciones de la era del II Vaticano, ordenes que en el pasado vivían un estilo de vida de privación fueron dados más sustento en lo que se trata de vivir una vida acomodada y menos parecido al estilo de vida de un espartano. Los hermanos y hermanas religiosos están "sujetos al flujo de la historia" (Catholic Health Initiatives, 6.) Así que, tal como la Constitución de los Estados Unidos, los carismas se deben volver a evaluar cada cierto tiempo para asegurarse de que la misión se mantenga fiel a su plan espiritual fundacional, ya que se puede aplicar al día de hoy.

Katie Bowden

About Katie Bowden

Katie Bowden is a third-year, double majoring in english at St. Catherine University and in communications and journalism at St. Thomas. Her primary institution is St. Kate’s, where she eats, sleeps, runs and meditates the majority of her time. Her ultimate career goal is within the field of journalism doing some type of reporting, but she would not mind continuing to work in the deli at a nearby local grocery store if she does not get her dream job right away. Spiritual practices include listening to meditation tracks on her iPhone and anything else that gives her a sense of calm, such as deep cleaning her suite at least once a month. During the Spring of 2015 she was paired with Sister Mary Chantal, LSP; a Little Sister of the Poor.