El Espíritu Santo siempre está presente

El Espíritu Santo siempre está presente en mi vida. Me inspira en mi preparación de clases y retiros. También me da las palabras que necesito para animar y consolar a las personas que me encuentro en mi camino de fe. En mi oración, el Espíritu Santo me consuela y me motiva a actuar en nombre de Jesucristo. Me da la valentía para dar voz a las injusticias y luchar junto con los grupos que buscan igualdad y paz. Me da la fuerza para seguir adelante cuando me siento cansada después de tanto trabajar en el rebano del Señor.

Yo necesito al Espíritu Santo para discernir como utilizar mi energía dentro de tantas necesidades que veo a mi alrededor, y para escuchar las ideas y opiniones de mis hermanas religiosas y mis compañeras/os en el ministerio.

Yo quisiera tener más energía para poder hacer más. Actualmente, empecé a gravar muchas de los acontecimientos de mi vida y espero ponerlos en un libro. Yo nunca me había visto como una autora, pero mis alumnos y mi director de mi tesis para mi doctorado me lo han estado exigiéndolo por cinco años.

Ahora me siento capaz de empezar a valorar mis experiencias en una manera que mi vida le pueda ayudar a otras personas, especialmente a las mujeres que tienen un gran deseo de desarrollar su relación con Cristo y servir a los más necesitados. El título del libro va a ser “A Donde Vas?” (“Where are you going?”) Va a ser escrito en inglés y en español. Esta es la pregunta que la virgen de Guadalupe le pregunto a Juan Diego y a la que todos nosotros necesitamos dar respuesta mientras estamos en este mundo tratando de ser fiel a Dios que nos llama a una visión nueva de comunidad y amor.

Yo quiero que mi libro sea dirigido especialmente a la mujer para animarla a creer en su potencial, a apreciar sus dones y sus experiencias de vida que le han ayudado a tener éxito en medio de todos los obstáculos que se le presentan en su camino. La mujer tiene el poder de sobrellevar lo más difícil y salir adelante. Debemos celebrar esta realidad e invitar a las mujeres a ofrecer sus dones y talentos, aspiraciones a nuestro mundo que tanto necesita esperanza y modelos de esperanza.

Dios me ha dado la dicha de vivir la vida consagrada por cincuenta años en la congregación de las Misioneras Catequistas de la Divina Providencia. Yo estoy muy agradecido y me pongo a pensar del día que yo le dije “Sí” a Dios a la edad de diez y siete años, sin saber todo lo que Dios quería hacer en mi vida.

Lo más importante para discernir una vocación religiosa es siempre estar disponible a las inspiraciones del Espíritu Santo, estar convencidas que Dios nos ama profundamente, que Dios está en control de nuestra vida y abiertas a las posibilidades que nos ofrece.

About Sister Guadalupe Ramirez, MCDP

Sister Guadalupe Ramirez, MCDP was born in Baytown, Texas, the daughter of Manuel and Refugia Ramirez and the fifth child of 12. She has been a Missionary Catechist of Divine Providence for 50 years. She holds a Doctor of Ministry degree from the Catholic University of America in Washington, DC. Presently, she is serving as Associate Professor of Pastoral Theology at the Mexican American Catholic College. Sister Lupe loves to facilitate retreats with women who have a deep desire to grow in their relationship with Christ and make the world better by developing their gifts and talents and using their energy to participate in God's project in our world.