"Detenida en una protesta"

Una vez, en el año 1970, ella fue detenida en una protesta de los derechos de las trabajadores agrícolas, y hoy ella trabaja contra el tráfico de las personas. Betty Sundry, una hermana de la Divina Providencia, ha estado en el primer plano de la justicia social por décadas en el área de Pittsburgh. Soy Jennifer Szweda Jordan. En este episodio, especial de Sisterstory Presents, hermana Betty comparte la historia de su vida. Esto fue grabado como parte de Stand Up Sisters, o Hermanas Heroicas, un evento en vivo en La Roche College, durante Semana Nacional de Hermanas Católicas.

Crecí en la pequeña ciudad de los Estados Unidos, en Monaca Pennsylvania. No digo que tuve una infancia delicada, pero creo que yo era un poco ingenua. Creía que todo el mundo tenía el mismo tipo de infancia que tuve. Usted sabe, una casa, madre, y un padre peleando con los hermanos y hermanas durante nuestro crecimiento. Es diferente ahora como adultos. Pero la cosa era que el cuento ______ de mirar a la vida sana llego a su fin abruptamente un día. Fue en la secundaria, cuando una amiga vino a la escuela un día con el gran [em] hematoma en el brazo y en la cara. Pensé que se había caído, pero ella mi confió, y mi dijo que cuando su padre se emborrachaba, venía a la casa y golpeaba a su madre y a ella. Todavía puedo sentir ese temblor dentro de mi. ¿Cómo puede suceder algo así? Pensé que hacer al respecto. Bueno, yo era un ávida lectura, y recuerdo, que al ir a la casa dejé al lado mis libros de _______, mis novelas de misterio de Nancy Drew. Sabes [de] de que libros estoy hablando. Comencé a leer el periódico y la revistas para averiguar que estaba pasando en el libros. Unos años más tarde, entré al convento con las hermanas de la [providen] Divina Providencia antes [de] guardarme de la escuela secundaria. Nunca tomarían a nadie tan joven hoy. Supongo que aprendieron la lección de nosotros las jóvenes. En ese momento en nuestra historia, nuestros ministerios eran básicamente la enseñanza en escuelas a la enfermería en los hospitales. Enseñé por 17 años en una escuela. Los tres últimos estaba [un] una zona muy pobre en Pittsburgh.

Al pensar en este tiempo, me doy cuenta de que me convertí en una activista. Iba a visitar a los [legisle] legisladores con el grupo sobre el tema específico, marchaba por las calles aloprestaba por alguna injusticia. Aunque, todavía estaba en el salón de clases, todos los sábados marchaba al centro del mercado de frutas y verduras para boicotear. En el periódico, apareció el boicot [cu] que, ayudó a los agricul[tu]tores trabajadores en California. Nos gustaba piquetear en este lugar. Tengo que decirles que [el] en unos de esos sábados nos arrestaron. Estuvimos en la cárcel durante unas cinco horas, la sociedad Luterana pagó por nuestra fianza. ¿Qué hay sobre eso? Dos semanas mas tarde, los [dis] diez is cuatro de nosotros que fuimos arrestados, salimos absueltos y el mismo día vivimos de nueve al mercado para piquetear. Así, que cuando pienso en eso días no pensé ¡Oh, Dios mío!, ¿Qué estaba haciendo? No, desde ese momento seguí siendo una activista. Al final de ese año escular, con la benedicción de mi comunidad, comencé a trabajar a tiempo completo, trabajando en asuntos sociales. Avance rápido, actualmente soy la directora de asunto [to] sociales de mi comunidad de las hermanas de las Divina Providencia. Tengo una oficina en la casa provincial y trato de ayudar [a los] a las hermanas en aprender sobre diferentes temas, pueden hacer algo como escribir una carta, un legislador, o hacer bocadillos de mantequilla de cacahuate y jalía para los desamparados una vez al mes. Estos son llevados a un centro en Pittsburgh. También pueden ir conmigo para visitar a legislador en su oficina. Me interese hace unos años en la problema de la trata de personas. La trata de personas es algo increíble. Hay tres principales productores de dinero ilegal en el mundo: la venta de drogas, la ventas de armas, la trata de personas. Las drogas siempre han sido en fabricante de dinero más lucarstivo. Las armas son [segu] el segundo, y la trata de personas el tercero. Ultimamente he visto algunas estadísticas en el tráfico humano. Está aumentando, más, y por eso esta superando las armas por ser mas lucrativo. Al interesarme en esto, la gente de día, bueno, ¿Cómo conseguiron esta gente ser víctimas de los traficantes? Tú y yo sabemos hay, que hay un muchos partes del mundo, gente bien, pero bien pobre. La gente vive en una pobreza extrema. Los traficantes van a estos pequeños pueblos como en el Filipanas, África, los países de [a] Asia oriental, y reclutan sus víctimas. Y así es como la hacen. Miran a su alrededor y ven estas jóvenes de nuevo y diez y cuatro años, y van a sus padres y les dicen: puedo hacer du su hija una estrela en el cine, o conseguirles un trabajo, y ella puede enviar dinero a la familia. Dan falsas promesas por supuesto aunque suena muy bueno para ellos. Algunas veces le dan dinero a los padres, y que su hija y enveriara más. A veces reclutan muchachos, pero tengo que decirles, a la mayoría son niñas. Recuerdan lo que les dije anteriormente que son reclutadas de los países que ya les he mencionado. Las llevan a Japón, a la media, Francia, y los Estados Unidos. Estas son las personas que cruzan por las frontera para ser traficadas en estos países. ¿Qué pasa con los ciudadanos de los Estados Unidos? Las niñas que son objetos de la trata aquí en este país, buena, todos sabemos que a los jóvenes les gusta visitar los centros comerciales. Les gusta ir con sus amigos a estos sitios, pero estos son los lugares más comunes para los traficantes conseguir sus víctimas. Son presa fácil para lo que buscan jóvenes en defensas.

Ellos usan su intuición, observación, en aquelos jóvenes inseguros quienes los conquistan con ciertos camplidos y atenciones. Si nadie les ha dicho [per] por ejemplo que tienen ojos bonitas, tratan de ganarse su confianza y les admiran el calor de su ropa. Siempre gravitan hacia estas jóvenes especialmente los traficantes jóvenes. Les compran regalos, joyas, ropas, etc. y les convincen el salir de la suidad para finalmente [prostitu tirlas] prostitirlas. El traficante ha sido tan bueno con estos niños a jóvenes que les dicen: ahora tu puedes quedarte con mi amigo aquí por en tiempo. Y de esta forma les buscan mas amigos, les buscan dormitorios en hoteles. Terminando, poniéndolos a todos en hoteles y en diferentes habitaciones donde los prostituyen. Estaba decidida, esto iba a ser algo diferente. No simplemente estudiar sobre el tema, e informar a las gentes sobre el mismo. Lo que ocurrió fue que otra hermana y yo con otra hermana en Santo Domingo, decidimos que íbamos hacer contacto con los responsables de los pequeños hoteles en el área de Pittsburgh. La mayoría de las jardines mas grandes han firmado para informar a su personal sobre como detectar las victims del tráfico de menores y como denunciarlos. Pedimos a los gentes de los hoteles si podríamos venir y dar charlas al personal de limpieza de sus hoteles. Muchas veces nos dieron un no definitivo, pero muchos de ellos nos dieron su permiso. Fue interesante el hablar con las amas de llaves y preguntarles si veían alguna luz roja que les indicara que algo andaba mal. Muchas veces ascensión con la cabeza, habían visto todo lo que [suce] sucede especialmente con los jóvenes pobres que a veces son rescatadas. He estado haciendo [esta] estos recates por muchos años. Estoy consciente de que he perdido me entusiasmo por hacerlo. También soy realista y sé que no tengo la energía que solía tener, pero si creo que puedo motivar a los jóvenes activistas a seguir dinámicos en su llamado a eliminar la trata de seres humanos.

Esa fue hermana Betty Sundry. Ella compartió su historia en La Roche College. Una universidad fundada por su congración religiosa. Las hermanas de la Divina Providencia. Aprende más acerca de Stand Up Sisters en standupsisters.org y echa un vistazo a Sisterstory Presents en sisterstory.org. Yo soy Jennifer Szweda Jordan, gracias por escuchar.

SisterStory Presents: Cover Art

About SisterStory Presents:

SisterStory Presents: is a collective podcast for work without a series for a home. One-offs, mini-series, short audio clips, and anything in-between; this podcast serves as a point of connection for SisterStory and the various audiences we serve.